Fondo Productos

Seguridad infantil en las guarderías.


Dejar a tu hijo en la escuela infantil con catorce meses y que cuando vas a buscarle tenga unas quemaduras en las piernas que te obliguen a llevarle de urgencias al hospital, no es lo más frecuente y no es fácilmente entendible ni explicable.

Una pareja ha denunciado a la guardería en la que dejaban a su hijo por las quemaduras que ha sufrido el niño de 14 meses en las piernas y los glúteos el pasado 22 de Junio. Le fueron a recoger tras pasar menos de dos horas y media en el centro y se lo tuvieron que llevar de urgencias al hospital al ver las quemaduras que presentaba en glúteos y piernas.

Es evidente que la seguridad infantil en este tipo de centros, como guarderías o escuelas infantiles, debe ser siempre una prioridad y nunca y bajo ningún concepto se puede bajar la guardia por parte de los responsables.

Los doctores que les atendieron coincidieron en señalar que las quemaduras se produjeron por contacto con una superficie muy caliente durante un periodo de tiempo demasiado largo.

Los padres creen que estas quemaduras de segundo grado que sufre su hijo se pudieron deber al sentar al niño en el suelo de la terraza de la guardería, al sol y con unas baldosas ya excesivamente calientes durante un tiempo excesivo, aunque el centro señala que tal vez le han salido por roces de su piel con la tela de la hamaca.

Las quemaduras del pequeño están siendo tratadas con antibióticos para evitar posibles infecciones y con analgesia ya que el dolor que tuvo que tener cuando se le produjeron y el que tiene después, según señalan los médicos ha tenido que ser elevado y provocarle intensos lloros en el momento en el que se quemaba la piel.

Cuando sus padres le llevaron de urgencias, la propia clínica dio parte de los hechos al juzgado y los propios padres denunciaron el hecho en la comandancia de la Guardia Civil que es el organismo que en la actualidad está investigando lo ocurrido.

Las medidas de seguridad en un centro de educación infantil son vitales y no, no es una forma de hablar.

Cualquier pequeño descuido puede traducirse en un problema importante por eso los protocolos de actuación están medidos y marcados de una forma bastante clara por parte de cada comunidad autónoma, que es la responsable de diseñar la normativa tanto de las guarderías como de las escuelas infantiles.

Pero además, el sentido común nos lleva a plantearnos que a veces las rutinas deben modificarse si por ejemplo, como señalan en la guardería mencionada, todos los días se saca a los niños a la terraza entre veinte y treinta minutos, puede que un día en el que la temperatura sea especialmente alta, salir a la terraza no sea lo más recomendable para niños que como en este caso no saben andar o quizás hay que dejar de salir por la tarde o hacerlo por la mañana.

El caso es que la seguridad de los niños no puede estar en entredicho ni por un descuido ni por una rigidez excesiva.

CONSEJOS SANITY


Bolsa Agua Caliente y Venda Posparto