Fondo Productos

Una dieta sana protegerá a tu bebé toda la vida.


Una dieta sana y equilibrada hasta los dos años, en la que no falte ningún tipo de alimento, protegerá a tu bebé cuando sea adulto frente a las dolencias más mortíferas, que son el cáncer y todas las relacionadas con la obesidad, fundamentalmente las enfermedades cardiovasculares, la hipertensión arterial y la diabetes. Los pediatras hablan ya de lo que se conoce como la alimentación en los primeros mil días de vida, incluido el tiempo del embarazo, para referirse a la importancia vital que tiene no sólo la dieta del recién nacido en sus primeros 24 meses, sino la que mantenga también su madre durante el embarazo.

«Esos mil días son el momento en que hay un mayor crecimiento y maduración de órganos. Lo razonable –y la evidencia científica así lo está demostrando– es pensar que todo lo que hagamos cuando está madurando el sistema digestivo, el inmunológico y el nervioso influirá en su desarrollo y, en consecuencia, en la prevención de enfermedades», afirma el especialista Pablo Oliver, coordinador de Urgencias Pediátricas de QuirónSalud Bizkaia. 

¿Qué se entiende por una dieta sana y equilibrada cuando se habla de bebés? Hasta el sexto mes, el alimento esencial del recién nacido ha de ser la leche materna, ya que no hay lácteo de fábrica que haya sido capaz de imitar sus cualidades nutritivas. 

Lo ideal, cumplido el primer medio año de vida, es mantener la lactancia materna mientras sea posible. Si no es así, habría que pasarse a la leche artificial, la de biberón, de tipo 2, hasta el año, cuando puede comenzar a tomarse leche de vaca. A partir de los seis meses, se puede comer casi todo, introduciendo cada nuevo alimento con una cadencia de una o dos semanas.

Sólo debe tenerse cuidado con los frutos secos, que pueden causar atragantamientos y no se aconsejan hasta los 5 años. «Los padres somos el ejemplo a seguir por los hijos», resume Oliver. «Si ven que comemos de todo, ellos también lo harán».

CONSEJOS SANITY


Pezoneras & Conchas Recolectoras