Fondo Productos

¿Cómo debo incorporar los alimentos sólidos?


La mayoría de los bebés pueden comenzar con cualquier tipo de alimento sólido en forma de puré. Aunque tradicionalmente, el primer alimento que se les da a los bebés es cereal, no existe evidencia médica que indique que el introducir los alimentos sólidos en determinado orden beneficiará a tu bebé. Algunos alimentos con los que puedes empezar incluyen los purés o papillas de calabaza, manzana, plátanos, durazno (melocotón) y pera. 

Primero, amamanta o dale un biberón a tu bebé y luego dale dos o tres cucharaditas de papilla. Si decides empezar con cereal, mézclalo con una cantidad suficiente de fórmula o leche materna para lograr una consistencia semilíquida. Utiliza una cuchara especial con punta blanda cuando lo alimentes para evitar que se lastimen sus encías. Comienza colocándole sólo una pequeña cantidad de cereal en la punta de la cuchara. 

Si tu bebé no se muestra muy interesado en comer de la cuchara, hazle que huela y sienta el gusto de la comida o espera hasta que elabore en su mente la idea de comer algo sólido. No agregues cereal al biberón, ya que así no podrá asociar que los alimentos se deben comer con cuchara y cuando está sentado. 

Comienza dándole una comida sólida por día, cuando sea el momento más adecuado para ti y tu bebé, pero evita que sea cuando tu pequeño esté cansado o de mal humor. Seguramente no va a comer mucho al comienzo pero dale tiempo para que se acostumbre a la experiencia. Algunos bebés necesitan practicar cómo tener los alimentos en la boca y tragarlos. 

Una vez que se acostumbre a su nueva dieta, estará preparado para comer algunas cucharadas de comida al día. Si tu bebé está comiendo cereal, procura que la consistencia sea cada vez más espesa (lo que puedes lograr si añades menos líquido). A medida que la cantidad que ingiera sea mayor, agrega otra comida más por día. 


¿Cómo puedo saber si mi bebé está satisfecho?

El apetito de tu bebé variará de una comida a la otra, así que llevar un registro exacto de la cantidad que come no es una manera confiable de darse cuenta de cuándo está satisfecho. Si tu bebé se echa hacia atrás, aleja su cabeza de la comida, comienza a jugar con la cuchara o se niega a abrir la boca para el próximo bocado, probablemente ya comió lo suficiente. 

Algunas veces, los bebés cierran su boca porque todavía no han terminado el primer bocado, así que asegúrate de darle el tiempo suficiente para que trague la comida.

CONSEJOS SANITY


Pezoneras & Conchas Recolectoras