Fondo Productos

La leche materna hace que tu bebé duerma mejor


El triptófano es un precursor de dos hormonas segregadas en nuestro cerebro que nos pueden ayudar a conciliar el sueño. Una de ellas es la serotonina, que actúa de neurotransmisor cerebral en zonas del cerebro que modulan el estado de ánimo y el sueño; la otra es la melatonina, una hormona que generamos todas las personas, que es vital para los ciclos de vigilia y sueño. Por el día apenas la producimos, y cuando llega la oscuridad de la noche nuestro cerebro empieza a segregarla para inducirnos al sueño y el descanso.

En los recién nacidos su sueño no depende de la melatonina, porque aún no hay fluctuaciones como las tenemos los adultos. Por eso la naturaleza ha previsto que la reciban desde fuera con la lactancia materna, mientras ellos no son capaces de crearla y regularla. En otro estudio analizaron los niveles de melatonina en la leche materna y vieron que durante el día los niveles eran inapreciables y que durante la noche eran claramente objetivables, demostrando que la concentración varía según sea día o noche, para ayudar al bebé a coger el ritmo circadiano.

Y como hemos dicho lo hace de dos maneras: con la melatonina presente en la leche materna y con el triptófano, que al llegar al cuerpo del bebé le ayuda a segregar por sí mismo melatonina, para que empiece antes a ser su propio controlador del día y la noche. Dicho de otro modo: el bebé está aprendiendo, poco a poco, a dormir mejor por la noche, gracias a las sustancias que contiene la leche de su madre.

La leche artificial no contiene ni una cosa, ni la otra, básicamente porque la leche que toman los bebés es exactamente la misma por el día que por la noche. Ahora bien, sí es cierto que muchos bebés que toman biberón duermen relativamente bien. Esto no es porque su cuerpo se esté regulando gracias a la leche, sino porque las digestiones más lentas hacen que los bebés pidan menos de comer de noche, igual a como hacen de día. A la hora de comparar unos bebés y otros se suele decir que los bebés de teta se despiertan más, pero se duermen antes.

Y entonces, ¿por qué hay profesionales que dicen que los bebés no tienen que dormirse al pecho?

Hay profesionales que dicen cosas tan absurdas y horribles para el bebé como que no pueden dormirse en el pecho. 

Desde el primer día de vida es interesante ir estableciendo ciertas rutinas de alimentación, higiene y sueño. Si el bebé se duerme mientras mama o en brazos, irás generando en él la creencia de que lo normal es eso, y no dormir en su cama. El bebé debe permanecer despierto durante todo el tiempo de la toma. Esto es bastante difícil, pues tiende a quedarse dormido cuando come. Háblale, hazle pequeñas caricias y estimúlale suavemente para que mantenga despierto.

¿Qué puede llevar a un pediatra, médico, psicólogo, enfermero o lo que sea, a hacer tal aseveración?

Pues el no tener ni idea de lo que está hablando. La succión relaja al bebé, así que le da sueño. La leche está calentita, y mamá también que le abraza, así que comer tranquilamente, abrazado de tu madre, da sueño. Además, la leche contiene las sustancias que acabamos de mencionar, así que aún da más sueño. Y para acabar, en el mismo libre lo dicen: "es bastante difícil, pues tiende a quedarse dormido cuando come". Si la mayoría de bebés hacen eso, entonces es que eso es lo normal. Aconsejar a una madre que haga lo contrario a lo que los bebés normales hacen es desearle muy poco bien al pequeño y crear problemas donde no los hay.

Así que la próxima vez que escuches a alguien decir "tu bebé no debería dormirse al pecho, que te está usando de chupón" o "si siempre duerme con tu pecho, nunca aprenderá a dormir solo" dile esto: "claro que dormirá solo. Gracias a mí, y a mi leche, está aprendiendo a hacerlo".

CONSEJOS SANITY


Lactancia