Fondo Productos

¿Baño o ducha?


Los cambios hormonales que vas a experimentar a lo largo del embarazo pueden provocar también cambios fisiológicos, y no siempre agradables –sudor, granitos, sequedad, manchas, hongos–. Te conviene extremar tus hábitos de higiene diaria. Para ayudarte, te contamos las modificaciones que vas a sufrir y cómo debes actuar ante ellas. Y te explicamos los seis puntos a seguir para que te sientas totalmente limpia y fresca.

¿BAÑO O DUCHA?
Opta mejor por la ducha diaria, ya que consigue arrastrar los gérmenes, en lugar de estar bañándote en ellos; además, después del baño se produce un exceso de deshidratación cutánea.En alguna ocasión, si te sientes muy cansada o estresada, puedes darte un baño con agua tibia, máximo a 35º C, y añadir al agua sustancias emolientes, como los aceites –puedes usar lavanda, azahar, jazmín, manzanilla, pomelo, limón, naranjo amargo y mandarina– y las sales de baño.Eso sí, debes saber que “el baño está prohibido durante el último mes del embarazo y en la cuarentena por el riesgo de infecciones.Usa geles suaves, que no sean muy activos, cuya única función sea la higiene. “No están indicados los geles de acción desodorante, antiséptica o anti-hongos, ni los de pH alcalino, ya que resecarían la piel en exceso”, advierte la dermatóloga. Las fórmulas gel + aceite están indicadas, porque la piel, a la vez que se limpia, se hidrata.

MIENTRAS TE DUCHAS
Aprovecha el momento de la ducha para tratar tu piel y sus trastornos (son temporales, no sufras). Por lo general, en el primer trimestre la epidermis se vuelve más grasa y es fácil que aparezcan granitos, puntos negros y poros abiertos, tanto en la cara como en la espalda y los brazos. Aplícate una exfoliante facial una vez por semana y elimina las impurezas de tu espalda y tus brazos con un guante de crin. Si no llegas, pide ayuda a tu pareja.Alterna chorros de agua tibia y fría en el pecho, y de los pies hasta la ingle, con movimientos circulares. Esto evitará y calmará la sensación de hinchazón y pesadez, acusada a partir del segundo trimestre del embarazo.Mientras tu volumen te permita acceder sin dificultad a tus pies, utiliza una crema exfoliante de pies y una lima de piedra pómez para eliminar las durezas. En la recta final de gestación, cuando llegar a los pies sea toda una proeza, es mejor que acudas a un centro de estética a hacerte una buena pedicura profesional.

AL SALIR DE LA BAÑERA
Sécate bien con la toalla y embadúrnate de pies a cabeza con una loción hidratante, insistiendo principalmente en las zonas más propensas a las estrías, como son el abdomen, el pecho, las caderas, los glúteos y los brazos. Acabar con las estrías es un tema un tanto peliagudo, ya que existe un factor genético y hormonal que es imposible modificar. Puedes tratar de prevenirlas utilizando cremas anti-estrías o hidratantes. Procura que estas últimas contengan aurea, ácido láctico, rosa mosqueta o derivados de la parafina y la vaselina. Y, por el contrario, evita aquellas que contengan alfahidroxiácidos a alta concentración y derivados de la vitamina A o retinoles, porque pueden llegar al torrente sanguíneo y dañar al feto.Protección solar: ya que tu piel ahora tiene una mayor predisposición a la hiperpigmentación (manchas) procura que el maquillaje facial tenga protección solar, mínimo 15, y al aplicártela haz especial hincapié en la frente, la nariz, las mejillas y el labio superior, para evitar el cloasma

CONSEJOS SANITY


Bolsa Agua Caliente y Venda Posparto