Fondo Productos

Tres mitos que debes borrar de tu mente durante el embarazo


Cuando una mujer va a ser madre es normal que se preocupe por todo lo que le podría llegar a afectar en la evolución y desarrollo de su embarazo, dejando de ingerir algunos alimentos o bebidas que considera peligrosas para su salud y la de su bebé.

La evidencia científica demuestra que el consumo moderado de cafeína es inocuo tanto para la mujer embarazada como para el feto.

Según indica el doctor colombiano Jimmy Castañeda, especializado en obstetricia y ginecología, existen diferentes mitos sobre los efectos de ciertos alimentos y bebidas en las mujeres embarazadas que se deben aclarar.


Mito: Los edulcorantes artificiales afectan el desarrollo del bebé: Existe suficiente evidencia científica para demostrar la inocuidad de los edulcorantes no calóricos, incluyendo el aspartamo, la sacarina y el acesulfame potasio, entre otros, rebatiendo cuestionamientos sobre su seguridad en mujeres embarazadas.


Mito: La comida picante le hace daño al bebé: Si antes del embarazo a la mujer no le afectaba la comida picante, no hay razón para que perjudique el embarazo o al bebé. Una alimentación balanceada durante el embarazo incluye todos los grupos de alimentos.


Mito: La cafeína causa abortos naturales: La evidencia científica demuestra que el consumo moderado de cafeína es inocuo tanto para la mujer embarazada como para el feto. Investigaciones recientes señalan que no existe relación entre la ingesta de esta sustancia y los abortos naturales o el crecimiento anormal del feto . Se recomienda a las mujeres embarazadas moderación en su consumo (300 mg al día o 3-5 tazas de café).

No olvides hidratarte, de acuerdo con la Oficina para la Salud de la Mujer de EE.UU., cuando una mujer está embarazada, el cuerpo necesita incluso más líquido para mantenerse hidratado y brindarle soporte al bebé, indican que una adecuada hidratación ayuda a prevenir el estreñimiento, las hemorroides, la hinchazón excesiva y las infecciones del tracto urinario o de la vejiga, mencionan también que el cuerpo obtiene el líquido que necesita a través de los alimentos y bebidas que consume. La cantidad de líquido que necesita beber cada día depende de muchos factores, como su nivel de actividad, el clima y su tamaño. El IOM recomienda que las mujeres embarazadas beban aproximadamente 10 vasos de líquidos al día, tanto el agua como los jugos, el té y los refrescos gaseosos, entre otros, cuentan para satisfacer sus necesidades de líquidos. Dado que las mujeres embarazadas pueden consumir bebidas con edulcorantes artificiales, las bebidas de dieta también son una opción para ellas, para mantenerse bien hidratado es importante tener siempre una bebida a la mano y diversificar entre diferentes opciones, en algunos casos, si la bebida tiene sabor hay más posibilidades de que sea consumida.

CONSEJOS SANITY


Bolsa Agua Caliente y Venda Posparto