Fondo Productos

¿Cómo hacer que los bebés no sufran con las inyecciones?


Llama al médico antes de la visita en la cual tu bebé o niño pequeño recibirá la inyección y pregúntale si puedes darle una dosis de paracetamol (o acetaminofén) por adelantado para tratar de reducir al mínimo el dolor de la inyección. Si con esto no consigues el resultado que esperas, pregúntale si puedes administrarle paracetamol en el consultorio o en cuanto llegues a tu casa.

Si estás alimentando a tu bebé con leche materna, es buena idea darle el pecho mientras esté recibiendo las inyecciones o inmediatamente después para que se tranquilice. El amamantamiento es un poderoso calmante, porque combina la demostración de cariño, el contacto piel con piel, la succión y el sabor dulce de la leche, que es un antídoto tranquilizante frente al susto y el dolor de la aguja.

Si no tienes la alternativa de amamantarlo, intenta distraerlo tan pronto terminen de ponerle las inyecciones, acunándolo, hablándole o cantándole, o incluso bailando con él alrededor de la habitación. Llamar su atención con un juguete que lo divierta no estaría de más.

Programa las vacunas con mucho cuidado. Si tu niño llegase a tener una reacción, sería conveniente que esté cerca de tu casa, donde pueda recibir la atención que necesite: ten esto en cuenta para cuando organices un viaje y planees fiestas de cumpleaños y otras actividades.

A la mayoría de los niños que manifiestan una reacción les ocurre durante la noche del día en que recibieron las inyecciones. La vacuna triple vírica (o MMR por sus siglas en inglés), no obstante, puede desencadenar fiebre o una erupción cutánea entre siete y 10 días después de la inyección, y algunos niños se sentirán un poco enfermos por uno o dos días.

Si estás decidida a hacer lo posible por reducir las molestias de tu niño, puedes consultarle al médico acerca de una crema llamada EMLA. Ésta es un anestésico de aplicación local que se coloca aproximadamente una hora antes de que se le administre la inyección.

Necesitarás una receta médica para poder comprar esta crema y la indicación de la hora aproximada de aplicación de la inyección o inyecciones para poder prever el momento en que se la debes de poner.

Varios estudios demuestran que la crema EMLA es eficaz en minimizar el dolor, tanto durante el momento de la inyección como después.

También puedes consultarle al médico acerca de las vacunas combinadas, las cuales pueden reducir el número total de inyecciones que reciba tu niño. Una de ellas, conocida con el nombre de Pentacel combina las vacunas que inmunizan frente a la difteria, el tétanos y la tos ferina o pertussis acelular (triple bacteriana o DTaP), la hepatitis B y la poliomielitis, de modo que tu niño recibirá una inyección en lugar de las tres habituales.

CONSEJOS SANITY


Bolsa Agua Caliente y Venda Posparto