Fondo Productos

Consejos fáciles para estar en forma y sentirte bien ¡sin ir al gimnasio!


Cuando tenemos un nuevo bebé, una de las principales preocupaciones acerca de nosotras mismas es cómo vamos a hacer para recuperar nuestra figura. Y no es un asunto de vanidad, muy por el contrario, es un asunto de salud física y mental, que a algunas nos parecerá más importante que a otras; pero que muy en el fondo nos afecta a todas. 

¿Por qué salud física? 

Porque nuestras condiciones de peso, flexibilidad y tonicidad muscular, y la medida en que nuestro cuerpo esté adaptado a esta nueva etapa, afectarán el desarrollo de nuestras funciones diarias como mamás, y también nuestra salud. Muchos dolores de espalda, de cuello, tensiones y agotamiento son producto de una deficiente condición fisica general, que se agrava con el aumento de nuestra carga diaria de trabajo. 

¿Y por qué afecta nuestra salud mental? 

Porque una vez superada la expectativa de la llegada al mundo de nuestro tesoro mas preciado, comienza para nosotras una epoca en que debemos no sólo hacernos cargo de ellos "a la perfección"; sino también enfrentar el cambio de ser el foco de atención que éramos durante el embarazo: A todos les parecía que estábamos "más hermosas que nunca" - aunque tuviéramos 10 y hasta 15 kilos de más-... Y si lo estábamos! Las hormonas, la alegria de ser mamá, la ilusion de traer a la vida a un nuevo ser, realza lo mejor de nosotras mismas. 

Ahora comienza para nosotras una nueva etapa de menos sueño, de más despertares en las noches, menos tiempo para alimentarnos. Y si antes trabajábamos y "no teníamos tiempo para ir al gimnasio" ¡Oh, sorpresa! Ahora tendremos menos tiempo! Porque no sé si a ustedes les sucede, pero para mí, el tiempo que paso con mi bebé - aún hoy a sus 22 meses - prefiero no cambiarlo por nada...

Pues bien, no hay recetas mágicas, como todo en la salud. Pero aún si no tenemos la posibilidad de disfrutar de esas maravillosas horas de yoga (que por lo visto son muy cotizadas, jeje), todos los dias se puede dar un paso adelante para mantenernos activas y así sentir que no nos estamos descuidando nosotras mismas. Esta situación es muchas veces causa de descontento no sólo personal, sino tambien de la pareja. 

Como mamá, el embarazo y la llegada de mi primer bebé no negaron su huella en mi cuerpo (cosa de la que me siento muy orgullosa, por cierto). Por eso quiero compartir algunas de las cosas que incorporé a mi rutina diaria para sentir que estaba haciendo ese "algo" por mí, sin acudir a un gimnasio forzoso ni a mágicas rutinas. No estoy de portada de revista (ni tampoco me interesa, con ser la más bella para mi familia me basta :P), pero estoy en paz con mi cuerpo, y eso no tiene precio. Ahí les va, y no me digan que no tienen tiempo....

Primero, tres secretos para mantener una salud física óptima siendo madres: columna derecha, trabajar los músculos alternando la contracción y la relajación, y hacer de los siguientes diez tips parte de tu rutina diaria:

  1. Amamanta 
  2. Estírate siempre de forma suave al levantarte y antes de acostarte. Cinco minutos son más que suficientes. Si eso implica levantarse diez minutos más temprano, pues vale la pena el esfuerzo... Nadie puede hacerlo sino tú misma :)
  3. Camina con tu bebé, al menos 40 minutos diarios, no importa la edad que tengan. Sal de tu casa, disfruten del aire fresco y la luz del sol. Denle la vuelta a la manzana, al parque, a la cuadra, a la pista que esté más cerca... Si es invierno, puedes hacerlo en un centro comercial. Cuando vayas caminando apreta y relaja los glúteos. A ver, 15 pasos seguidos, luego descansa... luego vuelves a hacerlo. 
  4. Siempre recuerda mantenerte derecha y con la cabeza erguida. Toma conciencia de tu postura, de tus músculos. No te maltrates con malas posiciones o agachadas incorrectas. Tu columna te lo agradecera y tus hijos también, ya que nunca tendrás que dejar de atenderlos para ir a terapia fisica.
  5. Si llevas cochecito, recuerda mantenerte derecha... Ese dolor en la parte baja de la espalda puede deberse a que te estás inclinando para empujarlo...
  6. Si estás porteando, verifica que tu portabebés sea ergonómico, y recuerda mantenerte derecha, más que nunca. Aprovecha el contrapeso de tu bebé y hagan una unidad en posicion correcta. Su peso debe integrarse al tuyo, tal cual antes de que naciera. 
  7. Cuando uses cochecito, empuja con los tríceps... ¿No sabes cuál es ese músculo? A ver: di "Adios" con tu mano... ¡Ése es! El que se está como quedando colgadito y flojito debajo del brazo... Y que no te gusta para nada... Cada cierto número de pasos, pueden ser 10, relájalos.... y vuelves a empujar. Recuerda usar el secreto número 2. 
  8. Cada una de las 8785438573987385734 veces que tengas que agacharte para tomar en brazos a tu bebé, hazlo ¡CON TUS RODILLAS! No te dobles.... ¡Sí! A la gente le parecerá extraño, ¡pero tú te sentirás de maravilla! La misma observación es válida para: recoger la ropa del piso, los juguetes, los libros, sacar la ropa de la secadora, buscar algo debajo del lavaplatos, recoger la basura con la escoba... En fin: ¿ves cuántas "sentadillas" puedes hacer al dia, sin tener que pagar un gimnasio?
  9. En esas 8785438573987385734 que alces a tu bebé, hazlo usando los bíceps, el músculo que queda en la parte superior del brazo, entre el hombro y el pliegue del codo. Haz ahí la fuerza para las bolsas del mercado, cuando estés restregando, aprétalos cuando estés barriendo, cuando estes amasando el pan y hasta exprimiendo la ropa. Y recuerda el secreto número uno: mantén tu columna vertebral derecha.
  10. Nunca pongas objetos a una altura mayor que tu cabeza, o no trates de agarrarlos sin utilizar un banquito. El esfuerzo que se hace para esta tarea puede afectar el hombro y la parte cervical de la columna. Luego hay quienes te dicen que puede ser por la posicion para amamantar o cargar al bebe...
  11. Juega con tu bebé. En esos juegos dobla tus rodillas, agáchate, levántate, siéntate. Aprovecha de estirarte con él/ella, y de mostrarle las nociones de "arriba", "abajo", "a los lados" y también los nombres de las partes del cuerpo. Esta parte la disfruto mucho porque ¡avanza a medida que los niños van creciendo!
  12. Trata de asistir a actividades en tu comunidad: caminatas, festivales de música y baile, días olímpicos para compartir. Inclusive vayan sólo a mirar e interactuar con otras madres y niños, ya que una de las funciones más importantes de la actividad física es la socialización. 

Mama, recuerda: Tú lo haces todo por tu bebé, pero en este caso específico, nadie lo puede hacer por ti. Lo importante es no ver la actividad como un esfuerzo adicional, sino como parte de nuestra vida diaria. Si bien es cierto que hacen falta muchos ingredientes para una buena condición fisica, especialmente cuando hemos ganado mucho peso durante el embarazo; también es cierto que estos pequeños cambios hacen diferencia en nuestro estado de salud y de ánimo. Quizás lo más crítico de todo es que sin mucho esfuerzo estarás enseñando a tu bebé un estilo de vida saludable, activo, en el que estemos en armonía con nuestro cuerpo, y por lo tanto, ¡más felices y preparados para disfrutar ese mundo que tenemos por delante!

P.D.: No olviden utilizar uno los "músculos" más fuertes y desarrollados de las mamitas: la creatividad. ¡Ampliemos esta lista!

 

 

Artículo escrito por Silvia Brandt.

CONSEJOS SANITY


Bolsa Agua Caliente y Venda Posparto