Fondo Productos

¿Qué puedo comer y qué no durante el embarazo?


Si llevas una dieta sana y tienes hábitos saludables, practicas algo de deporte y mantienes una vida activa son pocos los cambios que tendrás que realizar, salvo prescripción médica por algún tipo de complicación derivada del embarazo que tampoco tiene por qué darse.

Estas son algunas recomendaciones:

  • Mantente hidratada

El embarazo va a ser toda una prueba de esfuerzo, mental y física, tu piel va a estirarse para adaptarse a las nuevas formas que irá adquiriendo tu útero, por eso es importante que te hidrates tanto por fuera, mediante cremas hidratantes, como por dentro aumentando la ingesta normal de agua. Debemos pasar de los 6 - 8 vasos al día a unos 8-12 vasos. Sabemos que beber sin sed no es el mejor plan del mundo, pero debemos hacer ese pequeño esfuerzo.

Podemos tomar infusiones sin azúcar, siempre de forma moderada, o leche deslactosada para poder llegar a esa cuota. Debemos evitar por la ingesta de bebidas azucaradas, solo nos aportan calorías vacías que descompensan nuestra alimentación, incluso deberíamos reducir al mínimo los jugos naturales pues su contenido en azúcares es elevado.

  • Calorías, calorías y más calorías.

Parece que en estos últimos tiempos todo se mide en calorías y ha pasado a ser la unidad de medida más de moda en el emisferio occidental.

En términos generales se dice que una mujer embarazada debe aumentar su ingesta diaria en 300 kilocalorías en los últimos seis meses de embarazo siempre y cuando no parezca ninguna patología adicional, como la diabetes gestacional que requerirá un mayor control de nuestra alimentación, y se sigan manteniendo hábitos saludables y una actividad física adecuada. Este aumento de calorías debe provenir preferentemente de alimentos sanos:

Las calorías de más que pueden ser ingeridas es necesario que sean a través de productos vegetales (verduras, hortalizas , legumbres y frutas ). De manera que conviene limitar todos aquellos alimentos procesados ricos en azúcares simples y grasas, ya sea porque se trata de alimentos con grasas poco saludables o porque nos producen digestiones muy pesadas, como por ejemplo pastelitos, salchichas, etc.

Alimentos grasos recomendados: Aceites de oliva, y aceites de Girasol, frutos secos, carnes magras y pescados blancos, yema de huevo y aguacate.

Alimentos grasos a limitar: Pescados azules, pastelitos, postres lácteos, embutidos, fiambres y patés.

Fibra: Durante el embarazo se recomienda que el aporte de fibra no se descuide ya que los episodios de estreñimiento son frecuentes. Verduras, hortalizas, tubérculos y frutas deben estar presentes en la alimentación de la embarazada.

Proteínas:  Las encontramos en los huevos, carnes, pescados y legumbres.

  • Lo que debemos evitar

Consumo moderado:

Bebidas estimulantes (café, té, infusiones, bebidas energéticas y refrescos) ya que se asocian con efectos perjudiciales. Evitar en la medida de lo posible (si podemos reducirlo a cero mucho mejor).

Tabaco: no deberíamos fumar ni siquiera sin estar en estado, por sus diversos efectos perjudiciales. 

Alcohol: sus efectos adversos sobre el embarazo están más que probados.

Pastelitos, chucherías y productos azucarados: solo aportan calorías vacías, con nutrientes de muy baja o nula calidad. Son esos "falsos premios" que nos damos y que al final terminan minando nuestra dieta.

Embutidos y fiambres: debemos evitarlos siempre, no solo por su alto contenido en grasas, sino porque pueden contener toxoplasmosis.

Hígado: presenta alto contenido en vitamina A

Algas: alto contenido en Yodo

Lucio, tiburón y atún rojo: alto contenido en mercurio y metales pesados y pescado crudo en general por listeria y anisakis.

Carnes crudas o poco hechas: por toxoplasmosis

Quesos sin pasteurizar: por toxoplasmosis

Estas son algunas recomendaciones. Salvo que tu médico te diga otra cosa, las variaciones en la dieta no tendrían que ser muy significantes.

CONSEJOS SANITY


Pezoneras & Conchas Recolectoras