Fondo Productos

Previene y alivia los gases del bebé:


Los eructos y la expulsión de gases del bebé es una cuestión que preocupa a muchos padres y es que cuando el bebé realiza las tomas de leche, succiona el chupete o al llorar ingiere aire que si se acumula en el estómago puede provocarle molestias. Estos consejos pueden ayudar a evitar y aliviar los gases del bebé.

En cualquier caso, hay que tener en cuenta que si los gases son muy persistentes, se acompañan de otros síntomas o notamos que el bebé está muy molesto y no tenemos claro que la causa sean esos gases, hay que consultar con el pediatra.

Intenta que expulse los gases después de cada toma. Para ello existen varia posturas, como con el bebé incorporado sobre el hombro y dándole unos golpecitos suave en la espalda. También podemos poner al bebé sentado sobre nuestras piernas durante unos minutos para favorecer el eructo. Muchos bebés no expulsarán los gases y no habrá eructo, pero puede que estén tranquilos, por lo que tampoco hay que insistir.

Si a mitad de la toma notamos que el bebé deja de succionar inquieto, hemos de tratar de que expulse los gases, haciendo una pausa y poniendo en práctica las "técnicas" vistas en el punto anterior. Es probable que después de eructar siga mamando tranquilamente.

En ocasiones notamos que la leche sale muy deprisa o a chorro del pecho y el bebé "no da abasto", por lo que es mejor dejar que fluya un poco para evitar que el bebé tenga que tragar con rapidez y trague mucho más aire.

Ten en cuenta que, en los primeros meses de vida del bebé, junto al eructo son frecuentes las regurgitaciones o pequeños vómitos de leche. No han de preocuparnos si no afectan al peso del bebé y no vemos que le duela.

    En ningún caso hay que dejar llorar prolongadamente al bebé, ya que nos está pidiendo ayuda de esa manera. Pero es que, también, al llorar traga aire y se le pueden acumular gases.

Hay que evitar llegar tarde a la hora de comer, porque si el bebé llega a las tomas muy hambriento, succionará con ansia y tragará mucho aire al hacerlo. Si notas que el bebé está inquieto y empieza a hacer ruidos, es probable que ya tenga hambre.

Si crees que el bebé tiene molestias por los gases, podemos aliviarlas haciendo ciertos "ejercicios" moviéndole las piernas como si pedaleara, o hacer masajes abdominales suaves y circulares, en el sentido de las agujas del reloj.

Además de todos estos consejos para prevenir o aliviar los gases del bebé recuerda no darle infusiones, que pueden ser peligrosas para el bebé, ni bebidas azucaradas, ni medicamentos sin consultar al pediatra.

CONSEJOS SANITY


Bolsa Agua Caliente y Venda Posparto