Fondo Productos

Los beneficios de leerle a tu hijo antes de dormir


Muchas veces las mamás tenemos que recurrir a la magia para tener tiempo disponible; hay cosas que no queremos delegar como por ejemplo el leer un libro a nuestros hijos antes de que se duerman.

El ritmo ajetreado del día puede hacer que las actividades nos mantengan en plena carrera. Al llegar la noche estamos agotadas deseando que los niños se duerman para nosotras tener unos minutos libres antes de caer rendidas. Sin embargo, seguro que luego de leer esto pospondrás cualquier cosa para compartir un cuento con tus niños.

Tiempo de calidad

Encontrar el tiempo para leer un cuento a los hijos antes de que se duerman es un hábito que implica múltiples beneficios para ellos y para nosotros. Es una forma de que cada noche se cree un espacio libre de interrupciones en el que solo importan el niño, quién lee y el cuento.

Al leerles un cuento cada noche se crea una rutina especial que hace que ese momento sea esperado, generando un vínculo que luego en la edad adulta se convertirá en memorable para el niño, una costumbre que seguro querrá imitar con sus hijos.

Una forma efectiva de aprender

Gracias a esta práctica nocturna los niños adquieren mayor facilidad para imaginar, conectar palabras y frases, agudizar la memoria y la inteligencia y también la creatividad. Porque a medida que les leemos, los niños en su mente van pensando o intuyendo qué sigue después.

Leerles constituye una excelente forma de contribuir a enriquecer su vocabulario porque incorporan nuevas palabras y también aprenden preguntando por aquellas que desconocen. Por otra parte, no hay que olvidar que dependiendo de la lectura que se escoja, los aprendizajes pueden ser realmente significativos, así como también la educación que estamos trasmitiendo a través de lo que leemos cuando por ejemplo las historias dejan mensajes, moralejas o se trata de cuentos relacionados con la educación en valores.

La comprensión, la comunicación y los procesos lógicos se ven ampliamente favorecidos cuando los niños escuchan historias, algo que también contribuye a la etapa escolar y en sí les produce una motivación intrínseca por aprender más despertando su curiosidad y la necesidad de hacer preguntas para adquirir mayor conocimiento.

Leer un cuento a tu hijo cada día quizá sea el único tiempo que puedas dedicar a estar cien por ciento con él. Y en este sentido lo que importa es la calidad del tiempo, y de eso en la práctica de lectura hay mucho.

CONSEJOS SANITY


Bolsa Agua Caliente y Venda Posparto